HISTORIA DE LA MEDICINA VETERINARIA

PROFESOR HONORARIO BERNARDO A. HOUSSAY

La Facultad de Medicina Veterinaria se incorpora  en 1946 a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos a partir de la Escuela Nacional de Ciencias Veterinarias. Entre sus primeras actividades académicas de reconocimiento, se registra la incorporación, en 1949, del Dr. Bernardo A. Houssay como Catedrático Honorario. Porqué de esta distinción? En seguida hacemos una breve reseña de la vida académica de este ilustre científico.
Bernardo Alberto Houssay nació en Buenos Aires, Argentina,  el 10 de abril de 1887. Fue un estudiante muy destacado e inició muy temprano sus estudios superiores graduándose de la Escuela de Farmacia a los 17 años y de la Escuela de Medicina a los 23 años. Como médico se especializó en Fisiología.
El Dr. Houssay  se dedicó fervientemente a la investigación y a la docencia. A los 26 años fue designado Jefe de Fisiología del Hospital Alvear, luego dirige el Laboratorio Experimental en Fisiología y Patología y fue nombrado Profesor en Fisiología en la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Fue mentor y organizador del Instituto de Fisiología de la Escuela de Medicina.
En 1946, a los 60 años de edad, fue destituido, por razones políticas, de sus cargos por el presidente de aquel entonces Domingo Perón. A partir de su destitución Houssay  desarrolla su labor de investigación en el Instituto de Biología y Medicina Experimental que fundó con apoyo privado.
En 1947 fue el primer Hispanoamericano cogalardonado,  junto al matrimonio Cori, con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por sus aportes al conocimiento de los procesos metabólicos de los carbohidratos en el organismo humano y su relación con la hipófisis.  Sus estudios permitieron un mejor entendimiento de la diabetes.
El Dr. Houssay  recibió durante su vida académica una serie de distinciones y reconocimientos. Así, recibió 25 honores académicos de diferentes Instituciones, fue nombrado profesor Honorario en 15 universidades, siendo una de ellas nuestra Universidad, a través de la Facultad de Medicina Veterinaria. También recibió reconocimientos de 38 Academias, 16 asociaciones de Biología, 11 de Endocrinología, siete de Fisiología y cinco de Cardiología.

En su larga trayectoria como investigador, el Dr. Houssay dio  un sin número de memorables discursos relativos a la labor de la investigación, al investigador y  las universidades. En seguida presentamos extractos de algunos de estos discursos que pintan de cuerpo en entero la calidad académica de este sabio argentino y profesor honorario de nuestra facultad.


El espíritu de investigación existe en todo hombre, y cuyas manifestaciones simples se nos revelan con alguna frecuencia en artesanos, obreros y campesinos, debe ser desarrollado por una educación correcta para que alcance toda su eficacia. Es muy importante evitar que sea pervertido por una educación dogmática y verbalista, la cual produce hombres indecisos, de mentalidad con penumbras y de acción sin aciertos”

Siempre he creído que el trabajo intenso y ordenado, un elevado idealismo, una ambición sana, un espíritu de colaboración y cooperación y una conducta y ética firmes son las bases del progreso y de la fuerza de las naciones "

“La investigación científica consiste en la búsqueda permanente de la verdad por métodos objetivos adecuados y precisos. Las diligencias para tal pesquisa deben llevarse a cabo concienzudamente, en forma cada vez más amplia y sin interrupción, como lo manifiesta muy expresivamente la palabra "research", que literalmente significa una búsqueda incesantemente repetida o sea buscar y volver a buscar para aclarar cada vez mejor”

“No es investigación el publicar temas anuales de trabajo con gráficos o estadísticas o fotografías, pero sin verdadera originalidad ni rigor en las demostraciones. Se ha dicho con ironía que algunos saben que copiar un sólo artículo se llama plagio, pero que parecen creer que copiar de muchos artículos es escribir un trabajo de investigación”

“La formación de investigadores es un deber intelectual y moral y una imprescindible necesidad para cuidar la salud, la agricultura, la ganadería, la técnica y la defensa nacional. Un país previsor y con moral cívica no puede esperar decentemente que sus sabios surjan por milagro, ni acostumbrarse a la desconsiderada explotación de su vocación y heroísmo”

“La investigación científica depende de la calidad de los investigadores. Estos no se improvisan y es necesario formarlos cuidadosamente. El cultivarlos es una tarea larga y difícil, más que la de obtener las plantas más delicadas y las flores más preciosa”

“Se aprecia al que es un investigador auténtico porque está dedicado todo el tiempo disponible a la investigación, y si la suele interrumpir de noche es por obligación de horarios o de familia, o por la necesidad de descanso. La investigación es siempre su tarea principal y se dedica a ella con perseverancia”

“La investigación científica será la base del adelanto técnico de un país agropecuario y minero como el nuestro, que debe intensificar el estudio y la producción y utilización de las materias básicas, en instituciones con actividad permanente, si quiere ver florecer las aplicaciones prácticas. Esa es una de las razones por las cuales debemos tener buenos y activos institutos de Física, Química, Zoología, Geología y Mineralogía, Biología, Fisiología, Genética, pero es necesario que no sean nominales sino verdaderos centros de investigación originales”

“La investigación es una actividad intelectual autónoma que puede ejercerse dentro o fuera de la Universidad y de la docencia”

“Practicar una profesión es aplicar el saber y los métodos científicos a los problemas diarios que ofrece la vida: atender la salud, construir edificios o máquinas, regular las relaciones humanas, cuidar la economía, cultivar las plantas, criar los animales y desarrollar industrias”

El Dr. Houssay fallece a los 84 años, un 21 de setiembre de 1971, para terminar esta nota y entender en toda su dimensión a este hombre, cito lo señalado sobre él por un discípulo suyo el Dr. A. Taquini: "Con una laboriosidad, disciplina y generosidad ejemplares, aún en los períodos más amargos de su vida, Houssay sembró Argentina y América de discípulos a los que les enseñó a respetar los hechos, a buscar la verdad y a sentir el contenido humano de esa aparente fría disciplina que es la investigación científica. Los que les seguimos durante años, en las buenas y en las malas, en el acuerdo y en el desacuerdo, quisiéramos que se le recordara siempre como fue; que quedase viviente su personalidad con sus grandezas y, también, con sus pequeñas y humanas debilidades; que no pasase a ser una figura de bronce, un nombre de plaza, una cita en el diccionario. Tampoco un prócer argentino más" .

Entendemos ahora el porqué fue distinguido por la Facultad este reconocido investigador y docente universitario universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada